Helicobacter pylori es una bacteria gram negativa bastante resistente al medio ácido del estómago. La infección por Helicobacter pylori provoca inflamación mediante respuesta inmunitaria innata y sistémica. La prevalencia de la infección por Helicobacter pylori se correlaciona con el área geográfica y el nivel socioeconómico de la población. La prevalencia en países desarrollados se encuentra en un 10%, mientras que en países en vías de desarrollo se encuentra entre el  80-90%. Respecto a la infección por esta bacteria cerca del 1% de los pacientes desarrolla cáncer gástrico, mientras que un 10-15% de los infectados por la bacteria sufre úlceras sintomáticas (2) (3).

La infección por Helicobacter pylori se da sobre todo en el antro. Esta infección puede ser extremadamente peligrosa con el paso de los años pues puede desembocar en atrofia de la mucosa pudiendo provocar aclorhidria y déficit de factor intrínseco (4) (5) dando lugar a anemia perniciosa (6). La evolución de esta atrofia puede desencadenar cáncer gástrico (1). También es frecuente la extensión de la gastritis por todo el estómago con el paso de los años.

En la cronicidad de esta patología, además del tiempo, también influyen factores genéticos, ambientales y evidentemente factores relacionados directamente con la alimentación del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *